Hola, soy Jonathan Marin Escobar

Jonathan Escobar Marín es socio y CEO de Actio Global Consulting, socio co-fundador de la firma High Performance Organization Global Alliance, co-fundador y CEO de Inn—Be, start-up dedicada al alto rendimiento educativo, así como miembro del Advisory Board de la OpEx Society y AXIOM Groupe. Saber más


El éxito de las empresas depende de lo capaces que son de liberar el talento y la pasión de su gente para conquistar los corazones de un número creciente de clientes.
Jonathan Escobar Marin

 

Mis creencias


Durante mi carrera he tenido la oportunidad de aprender y ser inspirado por líderes como A.G Lafley, Akio Toyoda, Taiichi Ohno, David Hanna y Jeffrey Liker. Sus principios me han ayudado a mejorar mi propia práctica de liderazgo. Esa práctica se guía por una brújula basada en las siguientes creencias…

0. Para liderar a otros, lidérate primero.

A lo largo de tu carrera, las personas no te escuchan. Están demasiado ocupadas observando lo que haces.

En la vida y en los negocios, las acciones se escuchan más alto que las palabras. Nunca negocies tus valores. Conservarlos intactos al mismo tiempo que cambias todo lo necesario para ser todo lo que quieras ser.


1. Compite para ganar.

Toda empresa debe tratar de ganar con una propuesta de valor única. Si no buscas ganar, estas haciendo perder el tiempo a tu gente y desperdiciando el dinero de tus accionistas.

Cuando una empresa elige simplemente competir, en lugar de ganar, evita tomar las decisiones difíciles. Evita iniciar los proyectos que le harán estar al frente. Evita invertir para liderar. Estar simplemente por estar en el mercado es autodestructivo. Es la receta del confort y de la mediocridad. Es la receta para perder.

Ganar la lealtad de un numero creciente de clientes, batiendo a tus competidores, es lo que importa. Es el criterio que debe determinar el éxito de cualquier estrategia empresarial.


2. Pon al cliente al mando

El cliente puede despedir a toda la empresa, empezando por el presidente, simplemente gastando su dinero en otro lugar.

Para ganar, tienes que poner al cliente al mando: entenderlo, descubrir sus necesidades expresadas o no expresadas, y diseñar soluciones para satisfacerlas. Además, debes hacerlo mejor que todos los demás.


3. Crea el cambio

El cambio es la única constante en la vida y los negocios. No intentes gestionarlo. Adelante a él: dale forma y dirígelo.

Los que se resistan el cambio no sobrevivirán; los que se adapten, podrán sobrevivir, pero no liderarán. Sólo aquellos que creen el cambio ganarán y lo harán de forma decisiva.

Crear el cambio es la única manera de competir y ganar.


4. Actúa y consigue resultados

La esperanza no es estrategia, la demora no es acción y la fortuna no es un método. Para hacer realidad las cosas, la ejecución debe seguir al compromiso como la noche sigue al día.

Para ganar, la acción debe conseguir resultados. Tus clientes no recompensarán tu esfuerzo o tus logros pasados, solo recompensarán las sonrisas que pongas en sus vidas.


5.Lidera donde las cosas pasan

Cuando pasas demasiado tiempo enterrado en hojas Excel delante de tu ordenador, pasas demasiado tiempo dando la espalda a tus clientes.

Estar donde las cosas pasan es nuestra responsabilidad fundamental como líderes. Ser capaz de comprender, junto con nuestros equipos, las necesidades del cliente allá donde se crea , entrega y distingue el valor.

Cuanto más profundamente entiendas tu negocio, a tus equipos y a tus clientes, más capacitado y habilitado estarás para tomar las decisiones necesarias para ganar.


6. Dirige con precisión para ejecutar con excelencia

Los líderes de alto rendimiento son aquellos que tienen la capacidad de equilibrar la estrategia y la ejecución. Se elevan a +10.000 pies para ver la imagen completa que les permite definir estrategias con una dirección ganadora. También se sumergen a -500 pies para entender los detalles y ser capaces de ayudar a ejecutar con excelencia.

Las decisiones estratégicas proporcionan dirección, pero es la ejecución la que proporciona resultados. Al final, la única estrategia que tus clientes ven es la ejecución.


7. Haz de la diferencias una ventaja competitiva

Haz de la diversidad una estrategia de negocio. No ganarás en el mercado hasta que hagas que tu organización comprenda, valore y refleje la diversidad de los clientes que sirve.

La capacidad de liderar el cambio en una organización depende de su apertura y agilidad para aprender de diferentes ideas y experiencias.

Las organizaciones diversas superarán al resto allá donde se lo propongan.


8. Diseña tu organización para ganar

Todas las organizaciones están perfectamente diseñadas para obtener los resultados que obtienen. Objetivos, estrategias y valores sin diseño del trabajo y de la organización para apoyarlos son meras promesas vacías.

La grandeza no es una función de la circunstancia; La grandeza es en gran medida una cuestión de elección consciente y de disciplina. Para obtener resultados superiores, debe aprender a evaluar y diseñar de manera holística tu organización: los procesos de trabajo y los sistemas de gestión e innovación que permiten a tus equipos contribuir con su máximo potencial, superar a tus competidores y ganar.


9. Siembra lo que quieres recoger

Si quieres cosechar, no dejes de sembrar. Vive tu vida y realiza tu trabajo con la mentalidad de que todo lo que dejes atrás volverá a ti en el futuro.

No olvides que, como líder, estás en la posición única de desarrollar la próxima generación de líderes. Líderes que merecen la confianza de los equipos, familias y comunidades a las que sirven.


10. Despréndete de tus trofeos y empieza de nuevo cada día.

El mayor enemigo de la excelencia no es la mediocridad. Es la tolerancia a la mediocridad. No la toleres. Da ejemplo. Desafía tus límites y continua, después de cada logro, para llegar más lejos.Reconoce a las personas que hacen las cosas difíciles, las cosas que son las más fáciles de evitar. Recompensa a aquellos que van por delante del cambio, a aquellos que abrazan nuevas experiencias y desafíos en la búsqueda de mayores logros.

Con todo esto, tu ejemplo será el mayor antídoto contra la complacencia y creará la cultura de valor y coraje necesaria para ganar.